Valores morales. Bien vs Mal

Si preguntáramos a nuestro entorno cercano qué son los valores morales, muchos dirían que es aquello a lo que aspirar ya que nos proporciona satisfacción o plenitud como seres humanos. Otros nos plantearían que son lo que nos permite evolucionar como personas. Incluso algunos nos explicarían que guían nuestro comportamiento y nos motiva para hacer cosas.

No existe una definición operativizada como tal, aunque todos en mayor o menor medida los tenemos. Pero, ¿cómo se crean los valores morales de una sociedad? ¿Quién los elige? ¿Por qué perduran?

No es el propósito de este post analizar de forma pormenorizada desde diferentes disciplinas, los distintos niveles de análisis que encierran los valores morales o juicios de valor.

El objetivo es mostrar, de forma introductoria, cómo se crean y transmiten los valores morales en nuestra sociedad.

Recordemos que una cosa adquiere el valor de “buena” si es un reforzador positivo; y por el contrario es “mala” si escapamos o la evitamos, quedando la conducta reforzada al hacerlo. (Para profundizar sobre el tema os recomiendo los estupendos artículos de mis compañeros: ManuelRebeca y Óscar

Técnicamente, siguiendo a Skinner, emitir juicios de valor es, en esencia, clasificar una cosa desde el punto de vista de su efecto reforzante, como por ejemplo ser altruista, ser humilde o un ciudadano responsable. Es decir, para la sociedad dar cosas o cubrir las necesidades de los más necesitados, es un comportamiento socialmente reforzado y por lo tanto, el valor moral ser altruista es “positivo”. Lo mismo ocurre con el resto de valores calificados como positivos para la sociedad.

Ahora bien, no existen cosas buenas o malas por naturaleza. Hablamos en realidad de reforzadores. El que algo se haya convertido en “bueno”, a lo largo de nuestra historia evolutiva como especie y se pueda utilizar para inducir a las personas a comportarse de forma individual, para el bien de la mayoría o de la humanidad considerada como un todo, se explica en función de cómo la comunidad verbal de referencia, es la que ha seleccionado qué conductas son “correctas” y por tanto las ha reforzado positivamente, como por ejemplo el respeto, la humildad, la fidelidad o la generosidad entre otras. Esto mismo ha ocurrido y ocurre con las conductas incorrectas, para las cuales ha establecido contingencias punitivas, como podría ser por ejemplo la conducta de robar, de insultar o de ser infiel.

Lo que una persona siente al comportarse en bien de los demás, dependerá de los reforzadores empleados. Cuanto mayor sea el beneficio para la sociedad, mayor efecto “sentirá” la persona de forma individual.

A este respecto, como psicólogo me surgen algunas dudas:

¿Es nuestra misión cambiar los juicios de valor de las personas que acuden a consulta? ¿Es lícito? ¿Los valores morales que como psicólogo tengo son mejores que los que pueda tener la persona que solicita mi ayuda?

Me parece un tema ciertamente polémico y al que apenas se le ha prestado atención. Creo que son cuestiones relevantes. En mi opinión considero necesario que el terapeuta sea capaz de, en la medida de lo posible y de acuerdo al caso y a la problemática por el que la persona acuda, aislar sus juicios de valor con respecto a la persona que tiene delante, a fin de no sesgar su intervención y mantenerse en un segundo plano en ese aspecto. Esto hará que su análisis e intervención del problema sea más efectivo, ya que como psicólogos no es nuestra misión juzgar moralmente a una persona.

Francisco Linares.

Bibliografía:

Skinner, B. F. (1971) Más allá de la libertad y la dignidad. Editorial Fontanella.

Imagen de cabecera: El bien contra el mal – licencia de YouTube

Anuncios

2 Respuestas a “Valores morales. Bien vs Mal

  1. Hola, Fran. Aquí un compañero de blog.
    Me habría gustado que en la entrada se hicieran referencias al contexto histórico y cultural que ha rodeado a la moral occidental.
    Como cualquiera que no haya vivido en una cueva sabrá, la moral de occidente a día de hoy proviene de valores judeocristianos. Qué conducta reforzar viene especificado en los libros sagrados, que dictaminan una serie de reglas cuyo cumplimiento otorga al individuo plena satisfacción espiritual; incluso la ascensión a un plano de existencia de felicidad extrema. Lo importante, y aquí viene la polémica, no es qué ha sido reforzado y castigado por la sociedad; sino cómo el individuo se “convence” de que una cosa es mejor que otra. Me explico.
    Compartir, dar a los necesitados, ser altruista; comportamiento típicamente asociado al cristiano de turno. Pero el cristiano que regala media barra de pan a un pobre, por mucho que se lo agradezcan, está privándose de un reforzador primario por uno secundario. Es más, quizá el pobre ni siquiera se lo agradezca; o quizá deje el pan a la puerta de una casa con niños necesitados, sin que éstos le vean y agradezcan el gesto. ¿De dónde proviene el refuerzo entonces? Del propio sujeto, que se congratula por actuar “bien” y que se siente reconfortado por seguir unas normas que él mismo ha elegido (¿elegido? ¿Hum, ¿podemos elegir?). Caso opuesto: robo. El cristiano de tuno, hambriento, roba una barra de pan y nadie le ve. No hay consecuencia aversiva, y además se come la barra al momento, por lo que probablemente el comportamiento de robo ha sido reforzado. Pero después se empieza a sentir fatal por lo que piensa, y no por lo que otros le dicen. Se dice a sí mismo que jamás robará, y así lo hace; un caso complejo en el que, al final, resulta que el comportamiento se ha castigado de manera encubierta y mucho después de haber ocurrido.
    Por lo tanto, yo no diría que la cultura y el medio actúan como reforzadores, sino que enseñan unas reglas con las que sentirse a gusto.
    Es más me surge otra pregunta: ¿cómo pueden cambiar los valres morales? En el caso de Roma, por ejemplo; ¿cómo se deja de lado la licenciosa moral romana y se adquiere la restrictiva cristiana? Exactamente igual en la culutra nórdica, la Inglaterra protestante, la Nueva Inglaterra puritana…
    En definitiva, un tema fascinante que no podía dejar pasar sin comentar.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Cómo hacer ciencia de la moral | Ciencia y Comportamiento·

Te invitamos a dejar un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s