Un tipo corriente

Se han escrito ríos de tinta acerca del padre del conductismo radical. Es más, me jugaría mis pertenencias a que si estás leyendo este blog, sabes de sobra de quién se trata.

“De todos los psicólogos contemporáneos, B. F. Skinner es quizás el más glorificado y el más criticado, el más ampliamente reconocido y el más olvidado, el más citado y el más malinterpretado” (Citado por Valero, 1992, p. 183).

Su obra es extensa, detallada y brillante. Su ingenio para desarrollar experimentos, difícilmente igualable. Su capacidad de observación, fuera de lo común. Sus contribuciones, indispensables para el desarrollo de la psicología como ciencia. Pero, además de sus contribuciones, ¿quién fue Skinner?, ¿Cómo llegó a convertirse en la figura que todos conocemos? Para responder a estas y otras cuestiones, él mismo redactó sus memorias con sumo detalle en su “Autobiografía”, distribuida en 3 volúmenes y que os animo a que conozcáis.

He aquí algunos detalles acerca de su vida.

– Infancia: trabajo duro y tragedia –

El pequeño Burrhus Frederic Skinner nació en 1904 en Susquehanna (Pensilvania). Su padre, William, abogado de profesión siempre quiso que éste siguiera sus pasos como letrado. Su madre, Grace, abandonó su profesión como mecanógrafa al nacer Skinner. Desde pequeño, vivió en un ambiente cálido en el que le inculcaron los valores del trabajo y el sacrificio como medios para alcanzar sus metas.

Su hermano, Edward, 2 años menor que él falleció a los 16 años de forma repentina, mientras paseaban una mañana, de un aneurisma cerebral.

– Escritor frustrado –

Cursó 4 años estudios superiores en el Colegio Hamilton (Nueva York) con la intención de convertirse en escritor. A lo largo de estos años, no terminó de adaptarse a la vida universitaria. Durante su estancia era obligación asistir a la capilla todos los días, algo que aborrecía dado su declarado ateísmo.

Tras graduarse, trató de ganarse la vida como escritor a lo largo de un infructuoso año, en el que tocó diferentes géneros literarios, principalmente relatos cortos, terminando por escribir poesía y llegando a la conclusión de que aquello no le iba a permitir ganarse la vida.

“Fracasé como escritor porque no tenía nada importante que decir, pero no podía aceptar esta explicación. La culpa tenía que ser de la literatura. Un escritor puede reproducir la conducta humana con todo detalle pero, a pesar de ello, no la comprende”.

– Transformación conductista –

El cambio de rumbo en su vida hay que buscarlo en la revista Dial a la que estuvo suscrito durante la etapa en la que quiso ser escritor.

Skinner cresta

“Skinner punk”. Fuente: elaboración propia

En ella cuenta que cayó en sus manos un artículo escrito por Bertrand Russell en el que éste hablaba de lo impresionante que le había parecido el libro Conductismo escrito por Watson. Días después Skinner se hizo con un ejemplar de este libro y un año más tarde con Filosofía de Russell.

Estos 2 libros, junto con Los reflejos condicionados de Pavlov, influyeron de forma decisiva en cómo Skinner abordó la psicología como conductista.

“Yo era un conductista y para mí el conductismo era la psicología. A mí me había convertido al conductismo Bertrand Russell”.

– Disciplina “espartana” –

Comenzó a estudiar psicología en la Universidad de Harvard en 1928, llegando a doctorarse 3 años más tarde. Alquiló una habitación a poca distancia y comenzó diseñando un programa de vida que mantuvo durante 2 intensos años.

“Me levantaba a las 6:00 de la mañana para estudiar, hasta la hora del desayuno, iba a clases, laboratorios y bibliotecas planificando todas mis actividades y no dejando más de 15 minutos sin programar. Durante mis estudios, apenas fui a teatros o cines y mi tiempo de ocio lo dedicaba únicamente a leer libros de psicología y fisiología. Todos los días, me marchaba a la cama a las 21:00, hora a la que dejaba de estudiar”.

– Fan de Pavlov –

¿Os imagináis a Skinner pidiendo un autógrafo a Ivan Pavlov?

Pues sí. Sucedió en 1929, en el Congreso Internacional de Fisiología en el que Frederic Skinner participó como voluntario. A lo largo del congreso se diseccionaron animales vivos sin ningún tipo de anestesia, como demostración del funcionamiento de los reflejos condicionados. El joven Skinner aprovechó ese evento, para conseguir una fotografía firmada de Pavlov, cuando éste ya era Premio Nobel (1904) y una reputada figura en el campo de la fisiología.

– Dos grandes amigos –

Tuvo dos grandes amigos a los que dedicó su autobiografía:

  • El primero de ellos, a su gran amigo de la infancia, Raphael Miller, fallecido en 1929 en un trágico accidente mientras navegaba con su barca en un lago.
  • El otro, Fred S. Keller, reputado psicólogo conductista con el que estudió en Harvard y con el que mantuvo contacto en todo momento.

– Su familia –

Conoció a su pareja, Yvonne Blue, con la que mantuvo un noviazgo breve y con la que terminó casándose de forma fugaz. Tuvieron 2 hijas, Julie y Debborah. Ésta última se hizo famosa por ser la inquilina de la cuna de aire (baby-tender), un espacio en el que poder brindarle todas las comodidades a su hija y en el que estuviera perfectamente atendida en todo momento, con un doble objetivo:

FullSizeRender-2

  • Que su esposa no tuviera que dedicarse de forma exclusiva a los cuidados de su hija.
  • La experiencia pasada con su primogénita, Julie. (Erupciones cutáneas producidas por tejidos, frío en las casas modernas…)

“Era un espacio, similar en dimensiones a una cuna, diseñado para proporcionar todas las comodidades al bebé. El aire que pasaba al interior se entibiaba y humedecía a través de unos filtros. Las paredes estaban recubiertas de un material que neutralizaba el ruido exterior. Tenía un gran ventanal panorámico y una tela enrollable, hacía las veces de colchón.”.

– Ranas, ardillas, ratas y…palomas –

En los primeros meses en la universidad, comenzó a diseccionar ranas para estudiar los reflejos condicionados descritos por Pavlov. Además, entrenó a ardillas y ratas en el laboratorio de fisiología diseñando y creando experimentos.

Años después, en 1940 iniciada la Segunda Guerra Mundial, comenzó a trabajar con palomas. Dos años más tarde, le fue asignada la tarea de ayudar a su país con el Proyecto Paloma. Proyecto palomaEste programa tenía como objetivo utilizar palomas, previamente entrenadas, como pilotos kamikaze.

En los múltiples ensayos experimentales, las palomas ejecutaron las tareas a la perfección.

Se rumorea que el desarrollo de la bomba atómica estaba en pleno proceso, por lo que en 1944 el programa fue cancelado. La gran cantidad de datos obtenidos, sin embargo, permitieron que Skinner avanzara en sus investigaciones, dando lugar a una nueva forma de investigación con palomas.

La caja de Skinner, la máquina de enseñar, su relación con Kantor, Walden Dos, la polémica con Chomsky sobre el libro Conducta verbal…una vida da para muchas más anécdotas y curiosidades y más tratándose del maestro. Seguiremos profundizando en la vida de Skinner a medida que se vaya reforzando nuestro comportamiento;).

Skinner, B. F. Autobiografía. Volúmenes 1, 2 y 3. Traducidos del inglés. Barcelona: Fontanella, 1980.

Imagen de cabecera www.conductismo.es

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “Un tipo corriente

  1. La “cuna de aire” también se comercializó con un juego de palabras: “heir conditioner”. De entre todas las cosas que le han criticado a Skinner ésta es la que más me cuesta entender.

    Me gusta

Te invitamos a dejar un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s