Aprendizaje y plantas

De acuerdo, éste no será un emocionante post sobre ética o teoría. Pero desde que leí algunos artículos al respecto, esta cuestión me ha suscitado el suficiente interés como para que escriba sobre ella.

Resulta que se han observado procesos de aprendizaje en organismos vegetales. Para estos estudios se utiliza con frecuencia la mimosa, una planta que reacciona contrayendo sus hojas cuando algo las roza. Pero no es la biomecánica lo que me interesa, sino el proceso de aprendizaje que subyace a los estudios con esta planta. Se la somete a una estimulación repetida, no demasiado intensa, durante muchos ensayos, hasta que la planta deja de contraer sus hojas ante la estimulación. Para los despistados, lo que está ocurriendo es un proceso de habituación. Pero ¿cómo es posible que ocurra esto sin sistema nervioso que medie?

Hay bastantes teorizaciones sobre cómo funcionan sensibilización y habituación, todas ellas basadas (que yo sepa) en distintas actuaciones del sistema nervioso. Pues resulta que al menos esta planta también posee este mecanismo de adaptación al entorno, y digo yo que podría dar un respiro a la pobre aplysia califórnica en los estudios al respecto. Este tipo de experimentos también se ha realizado con la drosura, planta que atrapa y se alimenta de insectos, así que podemos descartar que se trate de una rareza propia de la mimosa. La elección de estas plantas obedece a la facilidad con que un experimentador puede observar el proceso investigado, ya que típicamente las plantas funcionan muy lentamente y eso dificulta la toma de datos. No obstante, incluso estos sujetos (¿alguien prefiere que las llame participantes?) dan problemas, puesto que para que la mimosa despliegue de nuevo sus hojas han de transcurrir decenas de minutos.

Volviendo a lo llamativo del experimento, resulta que en condiciones ambientales adversas el aprendizaje se daba más rápidamente, tal y como ocurre en especies animales. Y no sólo eso; en un experimento de habituación se provocó este fenómeno mediante goteo de agua. La planta dejó de responder ante las gotas de agua, pero cuando era tocada por un dedo humano volvía a cerrar las hojas. Esto quiere decir que discriminaba entre distintos estímulos.

Pero podría ser que, al dar por sentado que se está produciendo habituación, nos estuviéramos equivocando. Quizá lo que esté ocurriendo sea un proceso análogo a la habituación animal, pero cualitativamente distinto, como si fueran dos formas distintas de llegar a la misma solución. Un interrogante más.

¿Qué ventajas evolutivas ha podido suponer esta facultad en plantas? ¿Es algo propio de todas o sólo algunas “privilegiadas” disponen de él? ¿Cómo ocurre sin que medie un sistema nervioso? ¿Acaso dicho sistema nervioso es innecesario y estamos errando en las explicaciones? Interrogantes que, para mí, suponen interesantísimos motivos de experimentación y teorización.

Sin embargo, hasta ahora los intentos de generar condicionamiento clásico han sido infructuosos. El motivo dista de estar claro, ya que es complejo establecer condiciones experimentales de condicionamiento clásico con organismos que funcionan de manera tan distinta a los animales. Debido, una vez más, a la velocidad de las respuestas de las plantas (si es que podemos utilizar la palabra “respuesta”) se hace difícil establecer relaciones entre estímulos. Es más, una de las condiciones imprescindibles del CC es la contigüidad temporal (excepto en procesos gástricos, curiosamente), lo que podría ponernos sobre la pista de que es imposible que los vegetales dispongan de este método de aprendizaje.

Que yo sepa, no se han intentado experimentos de condicionamiento operante por razones similares a las mencionadas. Pero me gustaría terminar lanzando una pregunta; una planta que orienta sus hojas hacia la zona donde hay más luz solar, ¿no está emitiendo una operante convenientemente reforzada?

 

Referencias:

http://www.natureworldnews.com/articles/5678/20140117/study-shows-plants-learn-remember.htm

http://phenomena.nationalgeographic.com/2015/12/15/can-a-plant-remember-this-one-seems-to-heres-the-evidence/

http://www.sci-news.com/biology/science-mimosa-plants-memory-01695.html

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4814444/

http://www.pnas.org/content/96/8/4216.full

 

Imagen de cabecera: mechamelodious

Anuncios

Te invitamos a dejar un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s